ARTEBI TEATRO

 


"Las 3 gracias de la casa de enfrente"
Dirección: José Miguel Elvira

 

 



Estás en: Inicio > Arte Dramático > Interpretación
> Improvisación

 

La improvisación en teatro


Mi enfoque está basado en traer al actor de vuelta a sus impulsos emocionales y actuar, lo cual está firmemente enraizado en lo instintivo. Ello está basado en el hecho de que toda buena actuación viene desde el corazón". (Sandford Meisner)

En la base de la preparación del actor está la improvisación; el actor como improvisador. Improvisar es no ser previsible y aburrido. Es sentir bajo la piel un impulso de frescura, de verdad, de vida. Es sentir un latido de vida que hará creíble tanto para el actor como para el público los textos que diga y las acciones que realice.

El actor improvisando es transparente, si por transparente entendemos que su vida, sentimientos, sensaciones e impulsos, aflore a la superficie de su piel, a sus ojos, a sus gestos, a sus acciones.

Para ello realizamos ejercicios que estimulen la imaginación, que nos permitan vivir situaciones inventadas por nostros mismos o que proceden de una obra de teatro.

Aprendemos a crear deseos y necesidades reales dentro de nosotros a partir de la pura y simple imaginación. Aprendemos a relacionarnos, con otros actores o personajes, a observar, percibir y preguntarse.

Caracterizamos nuestros personajes, tanto interiormente como exteriormente, cambiando por dentro lo que sentimos, y transformando la forma de movernos, de hablar, de vestir...

Improvisamos situaciones con otros actores sin texto previo aprendido: el arte de hacer “lo que tengas ganas de hacer”, de comportarte "como te sientes", y de decir “lo que tengas ganas de decir” dentro del planteamiento de unas circunstancias imaginarias.